Quién decide que una vida es digna

El otro día leí un artículo de Quique Peinado que me hizo pensar (una vez más, como si lo pensara pocas veces al día…) en lo injusta que es la vida y en lo injustos que somos los humanos. Cuando llevas tiempo luchando, ya sea un mes o casi dos años, te planteas hasta qué punto todo merece la pena. El caso de la tía de Quique Peinado y el de mi madre son completamente distintos, pero al final la reflexión es la misma. ¿Por qué hay que hacer sufrir a una persona que tiene derecho a morir tranquila? ¿Por qué hay que alargar su sufrimiento durante más tiempo? ¿Por qué no está legalizada la eutanasia?

Como bien dice Peinado, a mí también me hubiese gustado saber a lo que me iba a enfrentar hace dos años. Pero te ves solo, perdido en la UVI al principio y después abandonado por el Departamento de Sanidad y por los Servicios Sociales, nadie te echa una mano, el médico de cabecera ni pasa a ver a tu madre desde noviembre que está en casa, te conviertes en enfermero, auxiliar y hasta médico… y sigues luchando.

Aunque el caso de mi madre no es terminal, también hay días en los que te planteas si de verdad merece la pena vivir así. No habla, no se puede comunicar, no sabemos si le duele algo, creemos que se entera de las cosas pero no sabemos hasta qué punto, hay que darle de comer, no sabemos si recuerda algo, si sabe quién es, si es consciente de lo que le ha pasado… Pero está ahí. Viva. Y como dicen los médicos, “lo suficientemente estable como para no tener que estar en un hospital”. Y mi padre y mi hermano son los únicos que la cuidan 24 horas al día (y yo cuando puedo ir a Valladolid). ¿Es justo vivir así? Lo único que sé con certeza es que cada vez que me planteo la pregunta me siento mal, culpable, como una mala persona, como alguien egoísta. Además, la siguiente pregunta que te asalta es, ¿y si mejora?

Pero hay personas que no van a mejorar. Personas que llevan meses en un centro hospitalario y que llevan semanas en estado terminal. Lo único que hacen es sufrir. Si ya no hay esperanza, si solo queda esperar a que el corazón se pare… ¿Por qué hay que dejarles sufrir? ¿Por qué hay que ver cómo se apagan poco a poco? Bastante sufrimiento es ya perder a un ser querido como para encima alargar su dolor. Pero parece ser que en el mundo hay gente inmortal (o muy hija de puta) que debe pensar que a su alrededor nunca va a pasar nada. Y para qué entrar a hablar de religión. Lo siento mucho pero no hay explicación religiosa que me sirva como excusa para alargar el sufrimiento de la gente. Es más, me parece un pecado y de los grandes.

Peinado tiene razón en que nadie te dice nada. Nadie te dice lo que es tener que cambiar el pañal a tu madre cuando solo tiene 51 años, tener que pincharle todos los días, tener que seguir viviendo con un sufrimiento que no se puede describir. Nadie te dice nada. Y nadie te enseña a sobrevivir. Pero los días pasan y cada vez que mi madre me intenta poner una sonrisa, se me quitan todos los males. Al menos en mi caso, por lo menos de momento, me queda la esperanza de que merece la pena seguir luchando.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s